jueves, 22 de mayo de 2014

Partición de la herencia

Partición de la herencia
La partición es una de las actuaciones que suponen la extinción de la comunidad hereditaria. Para poder llevar a cabo la partición es necesario que se satisfagan previamente las cargas y deudas hereditarias con el fin de repartir el caudal remanente posteriormente.

Las operaciones que se engloban dentro de la partición son las que se describen a continuación sin que sea necesario que den todas necesariamente en la extinción de todas las herencias, por ejemplo, es posible que se lleve a cabo una adjudicación sin previamente haber realizado la liquidación entregando bienes en pago.

En primer lugar, hay que llevar a cabo una relación o enumeración de los bienes partibles en la que se concrete lo más fielmente posible a fin de que éstos puedan ser bien identificados. Esta operación es la denominada como inventario.

Por otro lado, el avalúo es la valoración o tasación de los bienes descritos por el inventario. Hay que intentar que el valor de los bienes incluidos sea uniforme y homogéneo por lo que será habitual que se use el valor de mercado.

Una vez llevada a cabo la liquidación de las cargas y deudas hereditarias se realizará la formación de lotes y adjudicación correspondiente.