lunes, 18 de agosto de 2014

Testamento ológrafo

Testamento ológrafo
El testamento ológrafo es definido por el Código Civil como el documento que recoge las últimas voluntades del testador que es escrito por sí mismo con la forma y los requisitos que recoge la Ley. Estos requisitos son, entre otros, que sea manuscrito por él, firmado y exprese el año, mes y día en el cual se ha otorgado.

El testamento ológrafo va más allá del testamento abierto y del cerrado pues tanto su redacción y, por lo tanto, contenido como su otorgamiento es privado o secreto.

 Se trata de un testamento común que a diferencia de los especiales o excepcionales no es necesario que en el testador revista alguna característica especial salvo que sea mayor de edad.

El testamento ológrafo necesita la comprobación de la legitimidad, la denominada adveración, y la protocolización o elevación a escritura pública para ser válido. La ley otorga un plazo de cinco años para llevarlo a cabo desde que se produce el fallecimiento del testador.

El depositario del testamento ológrafo tiene la obligación de presentarlo ante el Juez de Primera Instancia del último domicilio del testador o lugar del fallecimiento cuando tenga noticia de la muerte del mismo en un plazo de diez días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario